Qué son los Swap

Qué son los Swap

Los orígenes de los mercados de swaps se sitúan a finales de los años 70, y su primera aparición se produjo en los mercados de divisas a través de las técnicas de préstamos paralelos y préstamos back to back, que se estudiarán brevemente al hablar de los swaps de divisas.

 

Los swaps u operaciones de permuta financiera son acuerdos entre dos partes para el intercambio de sendos flujos de caja futuros (pagos o ingresos) en la misma o diferente moneda, correspondientes a operaciones de endeudamiento o inversión sobre el mismo nominal y vencimiento, siendo el tipo más corriente el que intercambia el pago de intereses relativos a pasivos (operaciones de endeudamiento que buscan el aseguramiento del tipo de interés ante posibles variaciones al alza), pero existiendo, de la misma manera, swaps que implican el intercambio de flujos de intereses de activos (operaciones de inversión que buscan asegurarse un nivel mínimo de rentabilidad).

 

Por lo tanto, en el momento de contratar una operación de estas características no se realiza ningún intercambio, sino que sólo se efectúa una promesa de permuta financiera futura, estableciéndose el importe teórico, el calendario de los pagos, así como la forma de cuantificar los mismos (tipo de referencia), la duración, etc.

 

En estas operaciones aparece un banco o entidad financiera en general, que hace el papel de intermediario para garantizar el buen fin de la operación, y por cuya actuación es muy posible que las partes contratantes no lleguen a conocerse, conformándose, de este modo, una relación anónima entre el comprador y el vendedor de un contrato swap.

 

Los contratos swap posibilitan la gestión y cobertura de los riesgos de tipos de interés y tipos de cambio, pero no sólo eso, también son susceptibles de transformar las características intrínsecas de ciertos activos y pasivos, esto es, permiten intercambiar intereses fijos por variables y al contrario, reemplazar una divisa por otra, etc.

 

Las operaciones de swaps se han diversificado enormemente y en la actualidad existe una gran variedad. Existen swaps de intereses, de divisas, combinaciones de intereses y divisas, etcétera.

 

Los swaps de intereses son una de las innovaciones más destacables de los mercados financieros de los últimos años. Este mercado comienza a principios de los años 80, concretamente en 1982, y la evolución de su volumen de transacciones ha sido espectacular.

 

En España, el comienzo del mercado se sitúa en 1987 con la negociación de algunas de estas operaciones con vencimiento a tres años. En octubre de 1988, la Comisión de Estudios del Mercado Monetario (CEMM) aprueba el contrato marco SWAPCEMM que normaliza las prácticas del mercado.

 

Un swap de intereses o interest rate swap, es una permuta de flujos de caja con diferentes tasas de rendimiento entre dos agentes económicos, sin que exista un intercambio del principal y operando en la misma moneda, aunque pueden existir acuerdos de permuta de flujos denominados en diferente divisa. En general, se intercambia un flujo de caja a tipo de interés fijo por un flujo de caja a tipo variable o viceversa, aunque también es posible, como sucede en monedas como el dólar, el intercambio de flujos de caja a interés variable con diferentes tasas de referencia (LIBOR, Prime Rate, rendimiento de T-Bills, etc.).